/ stefyactiva.com

Si eres de aquellas personas que durante toda la semana está anhelando que sea Viernes, Sábado o Domingo para comer todo lo que no puedes comer durante el resto de los días, algo estás haciendo mal.



Y de aquí vienen las dietas restrictivas, sólo puedes privar a tu cuerpo por un tiempo hasta que empiece a actuar en señal de protesta.

 

Esas ganas diarias de que llegue el viernes para poder descontrolarte con la alimentación, porque te lo mereces por el castigo y sufrimiento que pasas durante el resto de los días, son efecto de tu privación, y esto NO es normal.

 

Por lo cual, constantemente estás estancado, no entiendes por qué no bajas de peso ni de grasa corporal, no observas cambios en tu cuerpo a pesar de que llevas meses en “dieta”. Después de esto viene un sentimiento de fracaso y depresión, y como consecuencia tiras la toalla y vuelves a peores hábitos..

 

Y ahora te digo, ¡NO tiene por qué ser así! No tienes que vivir tu vida con ciclos de privación, el plan de alimentación debe ser un sistema a largo plazo o para siempre, es más una adaptación a este estilo de vida, que un sufrimiento.

 

Al final de todo, el físico que quieres mejorar debería ir de la mano de felicidad.  Recuerda que todo está en la dieta que a tí te funcione pero también la que logres adherir a tu vida.

 

Un abrazo!


Tags: